in

El Sr. Iglesias, un taco de escuela pública gringa

Una apuesta de Netflix a la comedia latino-estadounidense

El Sr. Iglesias, un taco de escuela pública gringa

Creo que la mejor forma de empezar a hablar del Sr. Iglesias es especificar que es una serie de Netflix creada por Kebin Heich y protagonizada por el comediante mexicano Gabriel Iglesias, a quien rápidamente podemos coronarlo como uno de los mejores profesores de Netflix, abordando con risas la historia y vida de un profesor latino en USA, pero tenemos mucho por donde cortar. Partamos con lo bueno.

YouTube video

Lo bueno del Sr. Iglesias

Para definir correctamente al señor Iglesias, digamos que el manual Escolar de Ned, Brooklyn 99 y Escuela de Rock tuviesen un hijo mexicano. El humor de esta serie es muy directo, ácido y te mantiene atento a cada chiste o mensaje que quiera entregar, logrando representar realidades muy sinceras para el contexto norteamericano. Algunos ejemplos pueden ser los planteamientos raciales, los cuales son abarcados con una sátira que no cae en el racismo, sino por el contrario, lo abraza desde la crítica.

La serie se aventura a hacer algo en lo que, si bien no es pionera, sí lo hace de una forma bastante positiva y muy bien lograda, como lo es el planteamiento de diferentes formas de enseñanza y la importancia de no dejar a nadie atrás. Este es literalmente el título del primer capítulo. Esto se representa en que el Sr. Iglesias, siendo el mejor docente del colegio, se dedica a dirigir el curso con los alumnos menos letrados de la escuela, y se enfoca en ayudarlos a salir delante, en obtener confianza o en poder desarrollarse como individuos, mejorando en ellos tanto sus capacidades académicas como sus aptitudes para la vida.

Algo positivo que rescatar de la serie son sus tres enfoques principales bien marcados. El primero es el salón de clases, donde el Sr Iglesias se relaciona con un variopinto grupo de alumnos. El segundo es el salón de profesores, donde se nos permite ver el detrás de cámara de un colegio, las rivalidades, los intereses amorosos y los fracasos humanos de los docentes son temáticas recurrentes de este segundo espacio, donde el Sr. iglesias toma un rol de apoyo en relación con sus compañeros y en las distintas luchas de cada uno, así como también las suyas propias.

Y como tercer enfoque tenemos el espacio personal del profesor Iglesias, el cual varía en cada temporada. Con el fin de no caer en spoilers me centraré únicamente en el de la primera temporada y la lucha del Sr. Iglesias por superar su primer año sobrio en Alcohólicos Anónimos. Una temática que bien abordada podría haber contribuido justamente en esos tonos oscuros de los que carece el Sr Iglesias, una carencia que tocaremos en el siguiente párrafo.

El Sr. Iglesias, un taco de escuela pública gringa
Se trata de una serie que es una buena aproximación a la vida docente. | Imagen: La Vanguardia

Lo Malo

Lo diré sin tapujos, a la serie le falta valor, mucho valor. Toca temáticas interesantes, como la discriminación estudiantil por rendimiento académico, la priorización de premios por sobre la calidad de la educación o la represión social, como cuando el vicedirector aplica la política de mochilas transparentes para asegurarse de que nadie traiga nada malo.

Es sin especificar qué es lo malo que pueden traer los alumnos. Pueden ser drogas, armas o contenido para adultos, pero nunca abordan ese tema. La serie aborda la discriminación como chistes leves, siempre a favor de la representación, pero no aborda la discriminación racial desde un punto de vista realmente serio o las implicaciones que tiene la raza en la vida de los alumnos. No lo plantea como un problema real.

Luego de 3 temporadas, cada una más corta que la anterior, me atrevo a decir que la serie no se atreve a hacer una inmersión real en los temas que aborda. El Sr. Iglesias toca temáticas, roza conceptos y parece que en cualquier segundo se atreverán, pero no, se mantienen en una versión endulzada de una academia norteamericana. No tocan problemáticas como el bullying más allá de un capítulo donde todo termina con una relación amorosa entre la persona acosada y la acosadora (relación que solo se toca en ese capítulo y no se vuelve a mencionar).

Temáticas como drogas, descubrimiento de género o la represión política son temas que la serie aborda, pero no profundiza, y que llegado cierto punto me llevan a preguntarme, ¿Cómo esta serie logra cautivarme tanto, sin profundizar? Y llevo a asumir al terminar la serie que quedé a la espera de algún momento de emotividad o de un suceso triste que pudiese dar el paso a un tono gris u oscuro, cosa que se intuye en la tercera temporada, como si quieren mostrar algo, pero que no se muestra al final de las temporadas.

El Sr. Iglesias, un taco de escuela pública gringa
La cara del Sr iglesias y de Ms Ontivieros es mi cara en este minuto. | Imagen: Remezcla

Un taquito con coca-cola, perfecto para el hambre, pero falto de sazón.

Finalmente, llega la conclusión de este escrito. Recomiendo el Sr. iglesias encarecidamente. La serie tiene una facilidad para sacar risas como pocas cosas en esta vida, y si bien son recetas bastante comunes, es una serie bien cocinada con sus toques de risas y su sal en forma de crítica social. A mi parecer, le faltó de esto último y un toque de escenas emotivas o tristes. Pero no quita que es un 10 seguro en representación docente y, que al igual que el Manual Escolar de Ned, aborda de buena manera la vida estudiantil, ahora desde la perspectiva de un docente.

Sería interesante en una siguiente temporada del Sr. Iglesias, si es que se nos permite soñar que la serie profundizase en temáticas más dura de una forma real, y quien sabe, a lo mejor nos saca esas lagrimas que le dan el toque amargo a una comedia magistral.

Nota final de la serie, Una quesadilla con carne mechada, toque de salsita picante y con una ligera falta de sal. Completamente recomendada.

Imagen: Netflix

Avatar de Felipe

Written by Felipe

Comments

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

      Cómo dejar la adicción al celular: consejos y beneficios

      Cómo dejar la adicción al celular: consejos y beneficios

      Rápidos y furiosos 10: el principio del fin de la saga más explosiva del cine

      Rápidos y furiosos 10: el principio del fin de la saga más explosiva del cine